sistema de lubricación

 

            Hay muchas piezas que rotan en el interior de un motor. Cuando el motor está funcionando, todas estas piezas rotativas generan calor por la fricción que las piezas de metal hacen cuando entran en contacto directo con otras piezas de metal. Como resultado del desgaste y el calor de todo este movimiento y fricción, es fácil para un motor agarrotarse o empezar a dañarse. El equipo de lubricación crea una película de aceite en las piezas de metal en movimiento del motor, aliviando el desgaste y el calor, originando que las piezas roten fácilmente.

 

Bomba de Aceite

            Esta bomba circula el aceite del motor. Esta aspira hacia arriba el aceite almacenado en el carter de aceite, entregándolo a los cojinetes, pistones, eje de levas, válvulas y otras partes.

 

Regulador de Presión de Aceite

            Cuando el motor está en funcionamiento a altas velocidades, este Regulador de Presión de Aceite dispositivo ajusta el volumen de bombeo de aceite al motor para que nada más el aceite necesario sea entregado. Cuando la presión de la bomba de aceite se eleva, una válvula de seguridad interior del regulador de presión de aceite se abre, permitiendo que el exceso de aceite retorne al carter de aceite.

Filtro de Aceite

            A medida que se usa el aceite del motor, este se contamina gradualmente con partículas de metal, carbón, suciedad aerotransportada, etc. Si las piezas del motor que están en movimiento fueran lubricadas por dicho aceite sucio, ellas se desgastarían rápidamente y como resultado el motor podría agarrotarse. Para evitar esto, se fija un filtro de aceite en el circuito de aceite que remueva esas sustancias indeseables. EI filtro de aceite es montado a la mitad del camino del circuito de lubricación. Este remueve las partículas de metal desgastadas de las piezas del motor por fricción, así como también la suciedad, carbón y otras impurezas del aceite. Si el elemento del filtro de aceite (papel filtrante), el cual remueve las impurezas, llega a obstruirse, una válvula de seguridad está colocada en el filtro de aceite, luego este flujo de aceite no será bloqueado cuando intente pasar a través del elemento obstruido.

Tipos de filtros de Aceite

            En los motores a gasolina se usa el filtro tipo de flujo completo, en el cual todo el aceite que circula por el circuito de lubricación es filtrado por el elemento.

            En los vehículos TOYOTA, el tipo de elemento que se usa más comúnmente es el tipo cristal. Este tipo es pequeño y ligero en peso, sin embargo, su rendimiento es alto.

 

REFERENCIA

Válvula de Derivación

            Cuando el elemento de filtro llega a obstruirse por las impurezas y la presión diferencial entre los lados de admisión y descarga del filtro aumenta por encima de un nivel predeterminado (aprox. 1 kg/cm2, 14 psi o 98 kPa), la válvula de derivación se abre y permite que el aceite se desvíe del elemento de filtro. En esta forma, el aceite es suministrado directamente a las partes en movimiento para proteger de que se agarrote el motor.

Carter de Aceite

            El carter de aceite recolecta y almacena el aceite de motor. Muchos carters de aceite son hechos de láminas de acero prensado, con una zona hueca profunda y una placa divisora construida en previsión al oleaje del aceite para adelante y para atrás. Además, un tapón de drenaje está provisto en la parte inferior del carter de aceite para drenar el aceite cuando sea necesario.

    

 

               Durante la vida útil del motor la bomba debe mantener la presión adecuada, pero como toda pieza sufre desgaste, la presión producida disminuye, y las partes no se lubrican adecuadamente, se produce un desgaste prematuro originando fallas, que pueden ocasionar grandes daños y desembolso de dinero por parte del propietario.

              

Cambio de aceite

Los aceites han sido dotados de grandes mejoras, las condiciones de manejo han cambiado y las mejoras en los motores, tal como el sistema de ventilación de la caja del cigüeñal, han prolongado mucho la duración de los aceites de buena calidad. Sin embargo, para tener el mejor rendimiento, el más bajo costo de mantenimiento y una larga duración del motor, es necesario cambiar el aceite de la caja del cigüeñal cada vez que se contamine con materias dañinas extrañas.

En condiciones de manejo normales se recomienda vaciar el aceite de la caja del cigüeñal y volver a llenar está con aceite fresco después de cada 3.200 kilómetros de recorrido. Siempre conviene vaciar la caja del cigüeñal sólo después de que el motor se haya calentado por completo o haya alcanzado su temperatura normal de funcionamiento.

Se pierde gran parte del beneficio que supone cambiar el aceite si la caja del cigüeñal se drena cuando el motor está frío, ya que parte de las materias extrañas suspendidas se adherirán a los lados del depósito de aceite y no saldrán con facilidad con el aceite frío de movimiento más lento.

Lubricación.

Para mantener limpio el aceite, todos los vehículos incorporan un filtro que debe ser sustituido cada 15.000 ó 20.000 kilómetros, según el tipo de lubricante empleado. Y el cambio de dicho líquido se debe realizar, como máximo, cada cinco o diez mil kilómetros. El deterioro excesivo del aceite es el que da lugar a las averías graves de rotura de cigüeñal, el famoso fundido de bielas, o el gripaje del motor. Las válvulas son accionadas mediante el árbol de levas que, en los motores modernos, va situado en la parte alta del mismo. Se acciona por medio de una cadena o correa de distribución, que manda el cigüeñal. Salvo en el caso de un gripaje por causa de un aceite demasiado envejecido, la avería normal que puede aparecer en un árbol de levas es su desgaste. Y eso sólo ocurre después de muchos kilómetros de uso. Más delicada es la cadena o la correa, que puede llegar a romperse. En los motores más modernos, por evitar ruido, llevan poleas de un material compuesto de gomas, cables, etc.

Está recomendado cambiar por precaución en torno a los 60.000 o 70.000 kilómetros. Puede ocurrir también que salte algún diente y se desfase todo el proceso de apertura y cerrado de las válvulas, pudiendo éstas doblarse o dañar la cabeza de los pistones. La reparación sería en ese caso importante. El sistema de inyección es el que se encarga de que el combustible llegue al interior de los cilindros. Este elemento, totalmente electrónico en casi todos los vehículos actualmente a la venta, calcula exactamente la cantidad de gasolina que se debe meter en cada cilindro y el momento más adecuado para hacerlo. Las averías más frecuentes son el fallo de la centralita electrónica que lo regula o el fallo de los inyectores, a través de los cuales entra la gasolina en el cilindro. Las gasolinas de baja calidad los obturan en parte, obligando a cambiarlos. Una intervención rápida pero relativamente cara. En la actualidad ya no se producen motores equipados con carburador.